¡A volar cometas Scratch! - Gasco Juguetes Blog

Más que un pasatiempos

Jugar a hacer volar una cometa, no es nada nuevo. Pero hoy, hemos decidido hablarte de este juego tan conocido por todos. Seguro que después de leer este post descubres un montón de cosas que quizás no sabías.

Estos días que hace buen tiempo y con algo de viento, salir a hacer volar una cometa puede convertirse en algo divertido y diferente. Volar cometas es una actividad beneficiosa para los niños y niñas. Puesto que, desarrolla habilidades motoras, el aprendizaje colaborativo y ayuda con la coordinación, la paciencia y la perseverancia. Pueden aprender conceptos de aerodinámica y comprender un poco mejor la meteorología. Así, como conceptos relacionados con el equilibrio y la percepción visual y espacial.

Algo tan sencillo cómo hacer volar una cometa, aporta ese sentimiento de libertad que nos entusiasma. Además, actualmente hay tanta diversidad en la complejidad y variedad de cometas, que los niños/as tienes un amplio surtido para poder divertirse.

Por ejemplo, estas cometas infantiles de la marca Scratch que nos han llegado son una buena opción. Una fantástica cometa de colores llamativos y muy vivos, con forma de búho. ¿Te la imaginas volando alto con el viento sobre la playa? Pues, puede volar a una altura máxima de 30 metros. Elaborada con material acrílico, es muy ligera, manejable y fácil de usar. Edad recomendada: a partir de los 3 años. Medidas aproximadas: 1,36 x 1,33m.

Una cometa con el dibujo de una ave del paraíso:

También, hay este divertido murciélago con atuendo de superhéroe preparado para planear por el cielo:

 

Cometa con dibujo de un simpático murciélago con la silueta dibujada:

 

Si nunca has volado una cometa, lo primero que debes saber es que tienes que colocarte de espaldas al viento, sujetando la cometa con la mano lo más alto posible. Después, debes ir soltándola poco a poco, como si la dejarás guiar por el viento. El viento hará el trabajo y la cometa comenzará a subir, mientras vamos soltando la cuerda. Si va perdiendo fuerza, hay que tensar, para que pueda subir de nuevo.

Algunos consejos para empezar:

  • Debes tener en cuenta, que cuanto más pesada sea la cometa, más presencia de viento será necesaria.
  • Se requiere espacio para poder hacer posible su vuelo. Así, que debemos escoger un espacio libre y amplio para poder disfrutar de esta actividad.
  • Como comentábamos anteriormente, existen un montón de tipo de cometas. Las hay en forma de rombo, las deltas, las que se parecen a los parapentes… Por lo general, las cometas para los peques tienen 1 o 2 hilos.
  • El viento es esencial. Con un viento de entre 5 y 10 km/h puede ser suficiente para hacerla volar.
  • Si la cometa se enreda en una cosa o objeto, hay que tener mucho cuidado para evitar tirar de ella y romperla. Lo mejor es acercarse y dejar que el viento te ayude a desenredar o pedir ayuda.
  • No es recomendable volar cometas durante una tormenta eléctrica. Debido a que la electricidad estática de la atmósfera podría ser conducida a través de los hilos.

¿Sabías que…?

La historia nos cuenta que las primeras cometas se crearon en China hace más de 2.500 años. Se usaban como un ejercicio de meditación. Era como si el hilo de la cometa conectará la mano y el espíritu con los elementos.

Aunque parezcan un juego de niños, las cometas fueron utilizadas para realizar experimentos científicos con electricidad y con la medición atmosférica. Benjamin Franklin (científico e inventor) utilizó una comenta en 1752 que llevaba una llave de metal atada a ella. Con este experimento, pudo comprobar un día de tormenta que la llave se cargaba de electricidad. Descubrió que los rayos son descargas eléctricas. Gracias a este experimento, y alguno más, se inventó el pararrayos.

También se han usado con fines militares. Aunque te parezca sorprendente, la realidad es que existían cometas que se utilizaban en la guerra para ayudarse con la tracción y arrastre de componentes/artilugios y los vuelos tripulados. También para la observación de artillería. Para dar señales a las tropas de lejos  (mediante codificación por colores) y para medir distancias.

En Europa, allá por el siglo XII, los niños ya jugaban con ellas y les añadían cuerdas para hacerlas sonar.

Incluso hay cometas que logran levantar a una persona del suelo y hacerla volar en el aire. El inventor Samuel Franklin Cody creó una compleja cometa con una cesta. Este inventó consiguió elevar a un hombre hasta 1.200 m. de altura. También las hay que son tan grandes que permiten transportar a una persona en patinete. Por ejemplo, deportes como el kitesurf con tabla en el mar o velas de tracción con patinete que se sirven de una gran cometa y mucho viento.

También las hay que se usan para pescar. En lugares próximos a las costas del Pacífico o en Indonesia. Los habitantes de estas zonas, las sujetan en un hilo con un anzuelo que introducen en el agua y que captura al pez.

 

Así que ya sabes, disfruta con tus hijos de esta actividad. Porque además de ser divertida es una actividad educativa 😉